The Batman, más oscuro que nunca

The Batman Tres horas de película en un ambiente oscuro y sórdido, pero la narración no pierde ni un ápice de  ritmo.  Te mantiene atento a la historia y el misterio buscando cómo descubrir al asesino a través de planos ingeniosos y del uso innovador de las imágenes a través del Smart phone del criminal en serie. Lúgubre, melancólico, peligroso, extraño y frío, así es «The Batman» el nuevo hombre murciélago dirigido por el director norteamericano Matt Reeves.

Fui al estreno con cierto escepticismo  pues  para mí, la trilogía de Christopher Nolan  con Batman Begins, a la cabeza, es insuperable, siendo Christian Bale mi Batman preferido. Pero esta nueva versión de la mano de Matt Reeves es interesante y muy intensa. Son tres horas de inmersión en los bajos fondos de Gotham, en la negrura de una ciudad que no duerme y donde los políticos, corruptos, prometen aquello que saben que no cumplirán. Y aparece el crimen morboso y vengativo de la mano de un asesino enmascarado que,  desde  detrás del  espejo,  se toma la justicia por su mano. Como Bruce Wayne que desde su disfraz de murciélago se cree el arma de la ley y el orden y actúa  enmascarado para cumplir con un impulso vital de justicia y venganza.

Robert Pattison, actor inglés que alcanzó la fama con la saga «Crepúsculo» encarna a un Bruce  Wayne que  aún no ha superado la muerte de sus padres y vaga en la noche buscando su lugar de justiciero en los bajos fondos.  Le acompaña la música de Kurt Kobein something in the way  como un aura de melancolía que le acompaña Jim Gordon, policia, es su amigo y compañero en la lucha por la justicia, sabe sus secretos , igual que su leal mayordomo Alfred. Pero aparece el Pingüino, un Colin Farrell irreconocible;  y Catwoman, Zoe Kravitz, guapísima y furiosa como Bruce. ¿Historia de amor? quizás, pero ninguno de los dos  está aún preparado. Hay demasiadas heridas en el corazón.

Publicado en cine | Etiquetado | Deja un comentario

Libros y pandemia

Aún queda alguna librería en mi ciudad y hace pocos días estuve paseando por sus estanterías. Encontré estos dos libros publicados hace muy poco, que comentan y estudian la pandemía que hemos vivido, a nivel político y social.

Jordi Pigem analiza y compara la realidad actual – robotización de la economía, control del ciudadano, represión del movimiento libre por el mundo- con algunos de los mejores libros publicados en la época de entreguerras como 1984 de George Orwell, o Farenheit 451, de Ray Bradbury; o En un mundo feliz de Aldous Huxley. Con un estilo divulgativo y espíritu crítico,  compara y comenta las intuiciones de estos grandes escritores con la realidad de nuestro siglo, y sobre todo, con los cambios que ha acelerado la pandemia. Un libro que recomiendo y se lee con facilidad.

libro_la respuesta autoritariaOtro libro que trata el mismo tema pero con una perspectiva más científica usando la estadística y la comparación de realidades entre países es  Covid 19 La respuesta autoritaria y la estrategia del miedo, escrito por  Paz Francés,  José Loayssa y Ariel Petruccelli. En la contraportada dicen los editores «La gestión de la crisis del coronavirus se asienta en puras lógicas autoritarias, con medidas desproporcionadas (y a espaldas de la evidencia científica) impuestas por las autoridades y asumidas por una ciudadanía aterrorizada por la irresponsabilidad de los gobiernos y medios de comunicación. En esta obra, tres autores —médico, historiador y jurista— nadan contracorriente de la «ortodoxia covid» y analizan el extraño fenómeno de sociedades enteras obsesionadas y patológicamente atemorizadas por un problema sanitario real, pero en modo alguno catastrófico. Tras publicarse la primera edición, el libro ha sido objeto de varias censuras (borrado de artículos, cancelación de presentaciones), lo que demuestra la urgencia por llevar a cabo un debate libre y plural sobre la pandemia.»

Publicado en pensamiento, salud | Etiquetado , , | Deja un comentario

Por fin sin mascarilla en las calles

El gobierno derogará este jueves 10 de febrero la obligación de llevar mascarilla en el exterior, vigente desde el 23 de diciembre, cuando se aprobó el decreto ley. Ya era hora que la ministra de sanidad y sus adjuntos se decidieran a quitar una medida absurda que nos convierte a los ciudadanos en meros borregos impersonales, casi enemigos de nuestros vecinos y extraños para nuestros amigos. Tal como dice el doctor Antonio Aguirre » Se ha producido o creado una pandemia con tres objetivos: con el objetivo de reducir la población, de concentrar el poder económico más de lo que estaba antes y el objetivo de aumentar el control de la gente mediante un sinnúmero de medidas: el adiestramiento en la sumisión a través del encierro, a través del bozal, a través de controles en la movilidad geográfica, el control horario, todo eso es simplemente entrenamiento en la obediencia».

Porque ¿qué sentido tiene llevar mascarilla por la calle, por un parque, por los aledaños de tu pueblo, si no pasa nadie por ahí, o simplemente te cruzas con la gente yendo a trabajar? Muchos médicos han considerado que eso no solucionaba ningún problema, ans el contrario, respiras tu propio anhídrido carbónico, te cansas más, la piel de la cara sufre por alergias al material, no se te oye bien, pierdes toda la expresión facial en la comunicación pues se elimina el lenguaje no verbal y eres un extraño frente al otro.

Como dice el Dr. Antonio Aguirre hay que hacer desobediencia civil, cuando uno está convencido de que algunas normas no sirven para nada, y más cuando se ha visto que este virus, al menos la variante ómicron, no es más maligna que cualquier otro virus respiratorio existente.

Pero el peligro está en que hemos vivido un precedente, un control estatal que podría repetirse con cualquier otro hecho pues se ha visto claramente que los medios de comunicación -prácticamente todos- han estado a las órdenes del poder, y sabemos que son ¡el cuarto poder! No se ha dejado paso a la visión crítica de médicos y especialistas, a aquellos que tenían una visión contraria o ponían en duda la versión oficial de los hechos, o las medidas sanitarias o escolares. En los debates televisivos de las distintas cadenas, los cuales he visionado pacientemente, intervenían periodistas y científicos que corroboraban las tesis del gobierno. ¿Es eso buen periodismo? ¿no es buen periodismo el que escucha diversas fuentes y distintos puntos de vista?

Yo , por mi parte, nunca he llevado mascarilla por la calle, ¡que me digan lo que quieran los policías que yo se lo argumento!. Únicamente me pongo mascarilla en el trabajo porque es obligatorio, y en los interiores. Y espero, que pronto, podamos sacarnos la mascarilla definitivamente.

Publicado en música | Etiquetado , , | Deja un comentario

Feliz y MEJOR año nuevo 2022

Que la luz del sol nos acompañe en este difícil nuevo año.

Restricciones, miedos, anulaciones, suspicacias, represión en forma de mascarillas y prohibiciones. No parece aún que el estado nos deje actuar con libertad. Viajar está complicado. Llevamos ya dos años de paranoia y para los que estamos acostumbrados a movernos sin restricciones este control acérrimo a través de la vacunación y controles en las fronteras con medios electrónicos nos vuelve locos.

Deseo, para el nuevo año, que desaparezca este miedo al COVID, y podamos tener resfriados sin sentirnos culpables, y besar y abrazar a quien queramos sin restricciones. Amen.

Publicado en música | Etiquetado | Deja un comentario

Contra la ampliación del aeropuerto de Barcelona

La manifestación del pasado domingo 19 de septiembre fue una fiesta reivindicativa donde se reunieron numerosos ciudadanos: grupos de jóvenes, familias con niños, gente de todas las edades.

 

Publicado en política | Etiquetado | Deja un comentario

Afganistán

Todos estamos pendientes de Afganistán. Es el símbolo de la lucha entre el viejo mundo machista medieval y el mundo moderno de la igualdad y la democracia. Las mujeres europeas sufrimos por Afganistán porque si por algo destacan los radicales musulmanes es por la opresión hacia la mujer y su total falta de libertad personal, empezando por tener que ir cubiertas por la calle sin poder mostrar el rostro y obligadas a dedicarse al hogar y a los hijos.

Muchos intereses se barajan en Afganistán. Primero la autoridad y dominio de una tribu sobre otra. Luego los intereses fronterizos de Pakistán ,Irak, Rusia y ahora, China, que baraja su influencia y decisión en explotar los minerales que ocultan las montañas de este territorio lejano.

Aquí os dejo un enlace a un artículo escrito hace diez años que podría haber sido escrito hace diez días.

No quiero alargarme, es tarde y debo descansar. Aquí os dejo un reportaje fotográfico de «El Español» sobre el trabajo de los aviadores del ejército para ayudar a la población.

 

Publicado en política | Deja un comentario

De ruta pictórica por los museos de Goteborg y Skagen, en Escandinavia

Después de un tiempo en el reseco campo español del sur, nos fuimos al norte de Europa a refrescarnos y conocer algunas de las ciudades más nombradas de Escandinavia: Goteborg, al sur de Suecia ; Skagen, maravilloso pueblo danés en la costa de Grenen, donde se juntan el mar Báltico y el mar del Norte; Viborg, antigua capital medieval en el centro de Jutlandia;  Odense y Copenhague. En Goteborg hizo un tiempo horroroso por lo que además de pasear bajo el paraguas por  su centro más antiguo, entramos en el museo de arte de la ciudad para conocer el arte escandinavo. Aquí tenéis una muestra.

Aldous Huxley Almería Andalucía arte Bilbao Cabo de Gata Cadaqués Cap de Creus Carmen Vila cine confinamiento coronavirus corrupción desconfinamiento Dinamarca ecología encuesta espiritualidad Giverny grafiti Granada independentismo Irlanda Kate Winslet librerías Lucía Etxebarria Mapplethorpe Marta Durán mascarillas Mathew Weir medio ambiente Mercat del film Monet música Navidad Nijar Nikos Kazantzakis Níjar Olafur Eliasson opinión pandemía País Vaco política tavernas vida sana

Publicado en música | Deja un comentario

Vélez Blanco, espectacular visión nocturna

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El camino no fue largo ni cansado. Íbamos alegres a observar como se escondía el sol en la Sierra de Cazorla y el reflejo de su luz sobre el pueblo de Vélez Blanco. Precioso pueblo en la comarca de los Vélez, antigua frontera del reino nazarí.

Desde lo alto del Maimón Chico tuvimos una visión espectacular. Rosados y naranjas se escondían por el horizonte,  mientras las luces de las calles encendían sus farolas y una visión mágica surgía ante nosotros. Se ha de estar ahí para verlo, porque las fotos no reflejan la hermosura que veían nuestros ojos.

Publicado en viajes | Deja un comentario

Arquitectura popular en Nijar

Nijar, además de ser el municipio más grande de la provincia de Almería con 25 núcleos urbanos entre los que destacan San José, Campohermoso, San Isidro y la Villa de Nijar, tiene grandes extensiones de invernaderos pero también playas salvajes en la zona protegida del Parque Natural de Cabo de Gata. La primera vez que llegas a Nijar te sorprende la combinación de lo desértico y popular con lo extraordinario. Habiendo vivido de industrias ancestrales como el esparto, la minería o la cerámica, el desierto se ha convertido en un sorprendente mar de invernaderos que aportan gran cantidad de verdura al resto de la península y a Europa.

El pueblo, escondido y en lo alto de una loma, fue fundado ya en época de los primeros pobladores de la cultura de los Millares y de Argán pero tuvo su desarrollo moderno en el siglo XIX, cuando creció el cultivo del esparto para su comercio con las zonas industriales de España y de Inglaterra. También fue importante la industria de la alfarería, cuando de sus tornos salían multitud de cántaros y objetos de uso cotidiano en las casas y en el campo. De cuarenta talleres alfareros que había llegado a tener Nijar, solo subsisten cinco, dos de ellos, además, regentados por extranjeros que atraídos por la tradición ceramista, se han establecido en el pueblo y practican una cerámica artística y personal.

El antiguo centro urbano queda en todo lo alto y hacia el valle se ha desarrollado un ensanche moderno alrededor de una amplia avenida donde están multitud de tiendas y algunos bares. Este ensanche no tiene ningún interés, solo si se desea comprar; lo interesante está más arriba, escondido, y se abre al viajero luminoso y blanco, con una atractiva arquitectura popular muy cuidada. Aconsejo subir a lo alto de la antigua atalaya, desde donde se divisa el amplio territorio nijareño , hasta el mar de plástico y el cielo tan azul.

Publicado en viajes | Etiquetado | Deja un comentario

Vida de pueblo

¡Anhelada vida de pueblo! Las cosas ocurren lentamente en mi pueblo andaluz, no hay grandes superficies ni colas de autobús, solo dos tiendecillas que suministran lo esencial. Nos armamos de paciencia cuando se acaba el azúcar porque aún no ha subido el repartidor, pasas por el kiosko y aún no ha llegado el diario, entonces decides ir a la carnicería. Te sientas porque hay una clienta y solo un dependiente y esperas a que la señora acabe de pedir un «poquico» de cerdo, unas alitas de pollo, sus 100 gramos de salchichón y 200 de jamón, su hamburguesa y su perejil… ¡por fin me toca a mí!

No hacemos cola en el autobús porque, sencillamente, no hay autobús, por lo que cuando quieres ir al pueblo de al lado, que está a 10 minutos, pagas 10 euros al taxista por ir, y 10 euros por volver. ¡Vida de pueblo!

En mi pueblo andaluz las cosas son como son. Vas a una oficina del ayuntamiento y el funcionario no está: «vuelvo en media hora» dice el cartel; y vuelves y sigue el cartel diciendo «vuelvo en media hora», y te preguntas «¿Cuántas medias horas hay? » y me voy del ayuntamiento y casi choco en la puerta con una señora que iba a entrar. Observo que media puerta está cerrada ¿Por qué? Lo pregunto y solo me responden «es costumbre» y le digo a un funcionario que está fumando un cigarrillo «¿Por qué no abren las dos hojas de la puerta y así entramos y salimos dos personas sin problemas?» Y me dice «¿Por qué lo digas tú?» «No,» contesto «porque es lo lógico, nunca he visto un ayuntamiento con media puerta cerrada sin motivo, solo «por costumbre»; y es que parece que se tiene que elevar un pestillo que la ajusta al suelo y eso… ¡es demasiado cansado! ¡Vida de pueblo!

En el pueblo hay pocos coches, pero ¡cuidado! ármate de paciencia y aprende a hacer maniobras pues en todas las calles hay doble circulación y aparcan los coches en calles estrechas. Te puedes encontrar conduciendo a tu casa, que te venga un coche de cara y haya otro aparcado a tu derecha ¿Qué haces? ¡colapso! Ármate de paciencia, haz marcha atrás, párate donde la calle se ensancha, ¡ojo! cierra los espejos laterales, y deja pasar al otro coche. ¡Ah! y eso sí, el que ha aparcado su coche en la entrada de su casa duerme plácidamente su siesta.

¡Y es que no hay nada como la vida de pueblo!

Publicado en viajes | Deja un comentario