Nos gusta que lleguen las ocho de la tarde

A las ocho de la tarde las hormigas salimos de nuestro hormiguero y las más jóvenes, ponen música, aplauden, gritan y bailan un rato. Es saludar al vecino de alguna manera y decirle que estamos ahí, que existimos, que a pesar del silencio ensordecedor en el barrio hay gente más allá de las paredes. Y es que yo, no me veo ni con mis vecinos. No se oye ningún ruido en mi escalera. Estamos confinados. Estado de alarma.

Enfrente de mi balcón todas las ventanas tienen luz. Es bonito y poético. Nunca había visto tantas luces en la casa y es que los españoles siempre estamos por ahí. Ahora no, ahora estamos aquí, todos, confinados.

Hoy estoy en modo Barbara
Esta entrada fue publicada en música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .