Cuando el hallazgo abre los ojos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entrar en la casa de Monet en Giverny fue maravilloso. Allí estaba su pintura: sus formas, sus colores, su luz. ¡Con qué inteligencia planteó su jardín! Porque  ya no salía de casa para buscar el color y la luz en la naturaleza sinó que construía naturaleza según la composición de color que deseaba y así pintaba una y otra vez, fascinado, los cambios que la luz y las sombras provocaban sobre ese paisaje.

Sus pinceladas fueron cada vez más etéreas, cada vez más espirituales, y así nos ha dejado ese gran cantidad de estudios sobre los nenúfares, ninfeas de agua de carácter fugaz. Que este hallazgo os sirva para provocaros un interés sobre la pintura y la esencia del arte , que es  consuelo y  religión para muchos. Así sea.

http://www.sintesis.com/el-espiritu-y-la-letra-50/

http://www.fondation-monet.com/fr/

Esta entrada fue publicada en arte, pensamiento y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .